¿Así que te han dicho que tu amigo felino está un poco redondito?

Los gatos son distintos de los perros, no podemos sólo asegurarnos de que dan paseos. ¿Cómo los podemos ayudar a perder peso?

Si crees que tu gato tiene que perder peso, probablemente te estarás preguntando cómo lo harás.

Los gatos suelen caer en dos categorías distintas a la hora de comer: los que simplemente se la comen pero nunca comen de más, y los que nunca tienen suficiente y parecen siempre hambrientos. Incluso 0,5-1kg extra de peso puede causar problemas de salud significativos (como la diabetes) y acortará la esperanza de vida de tu gato. Una manera útil de verlo es pensar que un gato con 1kg de más es como un humano con 15kg de más.

Ahora que sabemos que es importante, ¿cómo hacemos que este peso de más desaparezca?

A veces tenemos que hacerlo a escondidas para evitar el trauma asociado con la dieta: desde un gato hambriento a las 3 de la madrugada a un gato que no entiende por qué ya no hay comida disponible cada vez que la pide.

gato obesidad

Hemos hecho una lista con ideas simples. Con un poco de suerte ayudarán a tu gato a perder esos quilos con el mínimo estrés posible.

1.- Para saber cuántas calorías necesita tu gato, sólo multiplica su peso en quilos x30 y después súmale 70. Después multiplica el resultado por 0,8. Por ejemplo, un gato que pesa 6kg necesitará: 6kg x 30 + 70 = 250, después 250 x 0,8 = 200 calorías al día. Si tu gato come menos cantidad que la que le tocaría, entonces va a perder peso. Si come más, engordará. Puedes encontrar el valor calórico de cada alimento en el paquete o en la página del fabricante. Simplemente reduce la cantidad de calorías que le das a tu gato un 15% para que pierda peso poco a poco.

2.- Pon gran parte de la comida seca de tu gato en una pelota o dispensador. Hará que coma más despacio y que haga más ejercicio. Puedes hacer uno fácilmente en casa con un sujeta-rollos de papel con un lado cerrado con cinta adhesiva.

3.- Deja que tu gato “cace” su comida escondiéndola alrededor de la casa o escampándola por el suelo.

4.- Añade agua a la comida de tu gato. Esto lo ayudará a mantenerlo hidratado, a la vez que lo llenará. Esto lo puedes hacer tanto con la comida seca como con la comida húmeda.

5.- Dale pocas cantidades de comida de manera constante, muchos gatos prefieren comer al menos 7 veces al día, así que dividir las comidas hará que la saciedad aumente.

6.- Reduce la cantidad de comida seca, es dónde suelen estar las calorías. La comida enlatada está compuesta por casi un 80% de agua, mientras que la comida seca tiene menos de un 5% de agua, por lo tanto, básicamente es comida calórica deshidratada. Incluso unas cuántas galletitas extras añaden una cantidad significante de calorías. Por ejemplo, muchas comidas secas contienen 400 calorías por 130 gramos, mientras que un gato de peso medio necesita menos de 200 calorías al día.

7.- Juega con tu gato al menos 10 minutos al día. Utiliza un láser o una cuerda de pescar con un juguete atado, que animen al gato a saltar. Ejercita este instinto depredador.

8.- Considera comprar un dispensador automático si tu gato pide comida constantemente. Esto te permitirá darle afecto cuando tu gato te lo pida, además de evitar que te levante con sus garras a las 3 de la madrugada.

9.- Piensa en comidas con muchas proteínas que tu gato pueda comer. Una dieta de sólo carne no es del todo equilibrada, pero es un gran añadido a la dieta de tu gato, además es genial para los dientes.

10.- Si tu gato es un amante de las comidas secas, cómprale una de las dietas para perder peso que están disponibles en todas las tiendas de mascotas. Suelen ser altas en fibra y proteína. Intenta comprar la mejor que te puedas permitir (mejor una de un veterinario o tiendas de mascotas que una del supermercado) y considera también añadir carne fresca o un poco de comida enlatada para incrementar la proteína e hidratar a tu gato.

 

Son consejos útiles que pueden ayudar a bajar estos gramos de más de tu mascota.

¡Buena suerte!